Kiosko: un proyecto/picnic creativo
LOCAL.Mx

Los kioscos, de tan familiares, son problemáticos. Uno nunca se pregunta por ellos, ¿cómo llegaron a las plazas? Estos espacios semi abiertos que viven hasta en las plazas más remotas de México, y sin los cuales no socializáramos igual, no llegaron a México sino hasta el siglo XIX y su origen no es –como sí lo es su nombre– turco, sino chino. Cuando uno piensa en un kiosco, se da cuenta que no piensa mucho en ellos. Y está bien, porque los kioscos se habitan. Son públicos.

(¿Qué pasaría si pensamos un kiosco?)

La fundación Alumnos 47 tiene mucho de kiosco. Llegó al circuito del arte como una posibilidad de que artistas, curadores y editores se relacionaran distinto; a cubrir un hueco, como los kioscos en el espacio público. Su más reciente proyecto se llama Kiosko y su intención es provocar: espacios de encuentro, de publicación, de creación y circulación de arte.

Para comenzar con el proyecto, la fundación puso a concurso el espacio físico en que se llevarían a cabo los encuentros: un pabellón para leer, estar, jugar y visitar la casa art deco de Alumnos 47. La propuesta ganadora de esta primera edición fue la de Pedro Ceñal Murga, Roberto Michelsen Engell y Adrián Ramírez Siller, y consiste en una gran rampa de pasto que se eleva, como si el horizonte del jardín se levantara. Esto permite al visitante ser parte de un jardín superior, mientras que abajo hay un espacio abierto que es una especie de habitación triangular para otras actividades.

Nota completa: Local.Mx

Kiosko: un proyecto/picnic creativo

By agosto 23, 2018Prensa

Author federico

More posts by federico
,
,