Poéticas del Freelancer
Apócrifa Art Magazine

Por: Juan Pablo Ramos

Todos los días hablamos de la “producción artística”, pero rara vez de las condiciones bajo las cuales se gesta. Hay cierto pudor o abuso de modestia para preguntarnos lo más obvio: ¿de qué viven los artistas en México? Y uno responde: seguramente de su obra. ¿Y si no es así? ¿Y si el artista tiene que efectuar muchos otros trabajos para sustentarse? Si tal discreción se trata de un mal hábito, ya sea por parte de la institución o de los circuitos del arte, las circunstancias actuales no nos pueden hacer pasar por alto la pauperización gradual y silenciosa a la que están sometidos los creadores culturales en nuestro país.

Los recortes presupuestales y el Capítulo 3000 son apenas los detonantes que nos obligan a aludir, directa o indirectamente, a un panorama desalentador. Cabría pensar el arte como una especie de elegante fantasmagoría que se desvanece en cuanto es nombrado el tema del dinero, del artista como prestador de servicios, del artista como freelancero.

A propósito de estas preguntas, tuve la oportunidad de presenciar el más reciente montaje de Federico Martínez Montoya (Ciudad de México, 1984), en Galería Breve. Arquitecturas de la fatiga presenta quince dibujos, cada uno es un plano isométrico construido por los trazos que representan, en distintos colores, las ventanas en el computador personal del artista y los minutos consumidos en una jornada laboral como freelancer de múltiples trabajos (content manager, diseñador, ilustrador, etc.).

En este obsesivo ejercicio procesual, Martínez propone estructuras del desgaste físico y mental de un cuerpo que no deja de producir.

Nota completa: Apócrifa Art Magazine

Poéticas del Freelancer

By junio 22, 2018Prensa

Author federico

More posts by federico
,
,